Vuelta a casa con la satisfacción del trabajo bien hecho. El equipo volvió, esta vez en albacete, a dejarse la vida, el alma y lo que no está escrito para continuar ensalzando y defendiendo el escudo que llevan en el pecho. Cada punto logrado fue fruto del esfuerzo y la superación de un equipo repleto de ilusión y compromiso.

En lo que al tanteador respecta, en el Pabellón Lepanto destacaron las fuguras de Jordan y Pedro Somoza, con cuatro puntos cada uno en su haber. Lucía Soria completó el luminoso con sus dos puntos, siempre fiel a la cita con el aro.

“Hasta el último segundo hicimos nuestro trabajo e intentamos trabajar lo entrenado”, afirmaba Poly en declaraciones al término del encuentro. “Fue un partido muy exigente que sirvió para seguir creciendo”, concluía. El equipo ya pone la mira en el duelo del próximo sábado, en casa frente al Mideba Extremadura.